viernes, noviembre 16, 2007

¡Paranoia de la mañana, oiga!

Bueno, tocaba actualizar, y esta mañana, hablando con una amiga, se me ocurrió el principio de esta imbecilidad o imbecilencia:

Allí estábamos el bufón y yo en el límite del mundo, contemplando el abismo insondable bajo nuestros pies, muérete de envidia Rincewind.

(c)Junta de Andalucía

No creía él que fuese en serio mi amenaza, y jugaba a sacar un pie primero, luego otro, fuera de los confines de este mundo, adentrándose en el otro.

Entonces su rostro cambió al comprender que no era vana mi advertencia, y pasó de la risa al miedo.

Alzó sus muñecas y me las ofreció para que le atase y le llevase a tu lado, para que te hiciera sonreír.

Y supo él como sabrás tú que por ver tu sonrisa saltaría sin dudarlo a ese abismo para traerte al maldito bufón.




(c)lacania.files.wordpress.com

9 comentarios:

Selara Majere dijo...

queridisimo Brian, ¿cuando nos dedicamso al puenting? ;-)


Micaela

Brian Stelton dijo...

Cuando tú quieras, busca lugar y altura.

;)

PD: No estoy de acuerdo contigo, tú no eres el bufón

Selara Majere dijo...

jajaja pero etsa vez llevamos cuerdas preparadas ;-)

hmmmmm como diria Einstein , "todo es relativo" de pende del ojo que mire. Te agradezco tu vision.

muax

Brian Stelton dijo...

En mi caso, y gracias a Cremi, es efectivamente "el ojo" que te mira.

Y no es porque mire con el ojo élfico de Legolas, con el ojo único sin lentilla de Sauron a lo Commandos ni con el Tercer Ojo a lo Carlos Jesús chiu chiu

Eldowen dijo...

Agarra bien al bufón, que no escape, eh?
Me encanta la imagen de la ciudad, es genial!

Crematia dijo...

:-**********************

Leydhen dijo...

Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Socio, eres la caña :3333333

Crematia dijo...

Y es miooooooooooooooo

Sparky dijo...

Sea lo que sea lo que ha inspirado en usted tal muestra de prosa poética, quiero un medio mocho sin cortar.

:)

Ha sido precioso, en serio.